jueves, 7 de junio de 2018

Y me fui a Rapa Nui


Verónica Reyes.

Durante años quise viajar a Rapa Nui. El tiempo siempre fue un problema, hasta que una oferta en Latam logró convencerme y olvidar el calendario. Uno, dos, tres clic. Y listo. El ticket de avión ya estaba en mi bandeja de entrada.

Lo que todos te advierten: que es caro, una amenaza al bolsillo. Pero la aerolínea te permite llevar equipaje de hasta 25 kilos, lo que facilita la posibilidad de llevar comida desde el continente. (Nota: una lata de cerveza económica como la Escudo tiene un precio de 3 mil pesos, en el continente no sobrepasa los 1.000).

La oferta hotelera no era poca: los rapanui viven del turismo y muchos de ellos cuentan con cabañas, hostales, hoteles y terrenos para acampar. Con mi pareja optamos por un paquete turístico que incluía hospedaje con desayuno. No era el más caro, tampoco el más económico; pero hay alternativas desde 35 mil pesos la noche.

Si paseas por la isla verás a muchos turistas comiendo empanadas de atún (atún del verdadero y no de tarro). Son gigantes y cuestan aproximadamente 4 mil pesos. Paso el dato porque la cuenta en un restaurant no es menor a los 15 mil por cada comensal.

Sabores de Chile

Para recorrer mejor la isla, conocer a los moais y fotografiar los volcanes arrendamos un jeep por 35 mil el día. Recomiendo las motos: verás toda la hermosura de la isla con un agradable viento polinésico directo en tu cara.

Los paisajes, la bohemia, la música, la cultura... todo es sorprendente en Rapa Nui. ¿Han visto el comercial de Kem Piña? La playa Anakena es como estar en ese comercial.